Dopaje: La moda del calcetín alto. El doping tecnológico en el Tour de Francia

equipación ciclista etxeodo otoño invierno
Imagen de archivo.

Esta edición Tour de Francia 2019 está siendo bastante movida. Tras las numerosas caídas sufridas en las primeras etapas, en las que muchos de los favoritos se han visto involucrados como puedes ver en estos vídeos, la segunda etapa, la crono por equipos, también estuvo marcada por el dopaje, en este caso, por el control anti-dopaje sobre las vestimenta de los ciclistas, centrado en sus calcetines.

El pasado año la UCI aprobó una nueva normativa respecto al tipo de calcetines que los ciclistas de carretera profesionales podían usar en competiciones oficiales, en la cual se estableció que la altura máxima de estos no debe sobrepasar la mitad de la distancia entre la cabeza del peroné y el tobillo de la pierna del ciclista.

Según estudios realizados como el del equipo Groupama sobre la bicicleta de carretera, utilizando un tipo de tejido con una tecnología aerodinámica especial en los calcetines de los ciclistas, se puede llegar a ganar al crono hasta medio segundo por kilómetro en una contrareloj por equipos.

Por ello, la Unión Ciclista Internacional llevó diversos controles anti-dopaje sobre los calcetines de los equipos participantes en la crono en grupo del pasado Domingo 7 de Julio, midiendo exhaustivamente la longitud de los mismos, aunque en realidad, son los propios corredores y equipos los que deben llevar este control a rajatabla para no ser sancionados.

La normativa especifica la longitud máxima, pero no se conoce que tipo de sanción puede acarrear el uso de unos calcetines que no estén a la moda que rige la UCI.