Cuatro años de cárcel por matar a un ciclista y herir a otro conduciendo ebrio

El conductor del coche que atropelló mortalmente a un ciclista e hirió de gravedad a su acompañante en Sevilla duplicaba la tasa de alcoholemia, la velocidad y no llevaba las gafas puestas.

cuatro-años-carcel-prision-conductor-ebrio-coche-ciclista-atropello-mortal
Foto de archivo.

Los hechos ocurrieron el pasado mes den Enero de 2018, en concreto el día 24 sobre las 20:30 horas de la tarde. El ciclista, Juan Manuel G.M. de 52 años, circulaba por el margen derecho de la carretera llevando en el manillar de su bicicleta a su compañera Luz Elena E.I. de 35.

Tras de ellos circulaba un coche esperando a poder rebasarles con seguridad, cuando otro vehículo adelantó a este coche a gran velocidad, pegando un volantazo para volver a su carril. Fue en ese momento cuando el coche que conducía José L. de 74 años de edad, embistió a la bici y sus dos ocupantes por detrás.

Seis años de retirada del carnet de conducir por matar a un ciclista.

El resultado del atropello se llevó la vida casi en el acto de Juan Manuel, que sufrió un fuerte golpe en la cabeza después de volar por los aires casi 50 metros, y produjo diversas lesiones de consideración a Luz Elena que cayó a unos 30 metros de la colisión: fractura abierta en tibia y peroné, traumatismo torácico grave, fractura de pelvis, costillas, neumotórax y múltiples golpes por todo el cuerpo. Ha tardado casi un año en recuperarse de las lesiones sufridas.

El conductor del coche que los atropelló se enfrente ahora a una pena de 4 años de prisión, 6 años de retirada del permiso de conducir y al pago de las siguientes indemnizaciones: 137.910 € para el hijo del fallecido, 15.685 y 20778 para las hermanas del fallecido, y 38.577 € a la chica que iba en el manillar junto al fallecido.

Según las investigaciones, se ha podido determinar que el conductor iba a 88 kilómetros hora en una carretera limitada a 50 km/h. Tenia una tasa de 0,58 miligramos de alcohol en aire expirado que duplicaba lo permitido, y para cerrar el círculo, no llevaba las gafas que según su permiso de conducir debía llevar obligatoriamente.