Comprar una bicicleta de segunda mano ¿Cómo evitar qué me timen?

como comprar una bicicleta de segunda mano

Comprar una bicicleta de segunda mano barata o bastante más barata que si la compraras nueva es una decisión que no es fácil de tomar, sobretodo si no controlamos mucho sobre mecánica de bicicletas, por eso os vamos a intentar ayudar con una guía que os sirva a la hora de tomar la decisión de comprar una bicicleta de segunda mano.

Lo primero que debemos saber es que no es lo mismo comprar una bicicleta de carretera de segunda mano o una bicicleta de montaña de segunda mano y no digamos si nos metemos en el mundo de las bicicletas eléctricas de segunda mano.

Cada tipo de bicicleta tiene su propio mundo, como planteamiento general las bicicletas de montaña sufren más, por norma general la vida que llevan está llena de baches, saltos, traqueteo, polvo, barro, caídas, etcétera, y suelen tener más partes móviles, como son horquilla de suspensión y amortiguador.

En cambio las bicicletas de carretera por norma general tienen una vida más placentera dado que circulan por carretera y a las tensiones que se les someten son muy inferiores que a las de montaña.

Las bicicletas eléctricas tienen el problema añadido de todo el tema eléctrico del motor y de las baterías, asi que si que te recomendamos que te pongas en manos de un experto o simplemente que te fíes de tu experiencia e intuición.

Guía para comparar una bicicleta de segunda mano

¿Qué bicicleta deseo VS necesito?

Lo primero que tenemos que tener claro es que tipo bicicleta me voy a comprar y cuanto dinero estoy dispuesto a desembolsar por ella.

Aquí entran en lucha varios factores, por un lado la bicicleta que deseamos tener, ese maquinón que nos quita el sueño frente a la realidad donde debemos valorar el uso que le vamos a dar, donde la vamos a guardar y sobretodo y el más decisivo de todos los factores, cuánto dinero me puedo gastar en una bicicleta.

Cuanto más se acerque nuestro deseo a lo que podemos permitirnos, más equilibrada estará la compra. Este no deja de ser un tema muy personal, pero creemos que es importante no dejarse llevar por modas si quieres hacer una compra inteligente, al fin y al cabo lo importante es el motor.

Una vez que tienes claro los modelos que mejor se te adaptan a tu presupuesto y forma de montar, es hora de ver cuanto cuestan nuevas y empezar a buscar esas bicicletas en portales de segunda mano, foros o tiendas de bicicletas usadas.

Está claro, si conoces a alguien de confianza que tiene esa bicicleta o te puede poner en contacto con alguien que quiere venderla mejor que mejor.

El anuncio de segunda mano

Vamos a centrarnos para este apartado en los portales de segunda mano. Es importante que cuando vayas a realizar la compra tengas claro el dinero que te quieres gastar como tope y los modelos que buscas, porque sino te vas a perder en un mar de ofertas, de mensajes cruzados y las dudas no pararan de acecharte.

Hay gente que se desenvuelve como pez en el agua en el mundo de la segunda mano, a esa gente no le hace falta esta guía, por eso si no estás muy ducho en este tema es mejor centrar el tiro.

Busca los modelos de bicicleta de segunda mano que te interesan, compáralos entre si y busca diferencias en el montaje o en mejoras que le hayan hecho. No tengas prisa, lo peor para comprar es tener prisa, porque al final nos dejamos llevar por el ansia y esa es mala consejera, siempre habrá una bicicleta para ti, tranquilo.

No hagas ofertas absurdas. Si sabes el precio de una bicicleta nueva y el precio que le han puesto de segunda mano está más o menos en la media siempre podrás regatear algo, eso es algo con lo que cuenta el vendedor, pero no pretendas que te la regale.

Si una bicicleta cuesta nueva 2000€ y ahora te la están vendiendo en 1300€ y está en precio, no hagas una oferta de 600€ simplemente porque es lo que te puedes gastar, se realista y busca otra bicicleta. Con esa estrategia lo único que conseguirás es que ni te respondan.

Mira bien el anuncio y cuando vayas hacer una oferta hazle una captura de pantalla y guárdala, si no vienen especificaciones de la bicicleta pídeselas al vendedor (año, grupo completo, ruedas etc.) y guárdate esa información. No serias el primero al que le han dicho una cosa y luego el montaje es otro. Lo mejor es hacer una foto a la pantalla del ordenador o una captura al móvil.

Mira el perfil del vendedor, en webs como Wallapoop te permite ver lo que opinan los que ya han hecho una transacción con él. Esto no es definitivo, pero es una orientación más del tipo de persona con la que vas a tratar, cuanta más información mejor.

Dependiendo de la cuantía económica, no es descabellado llevar algún amigo y que la zona donde se quede sea un sitio concurrido. Además si no sabemos mucho de mecánica y la bicicleta es cara, es más que recomendable quedar en una tienda de bicicletas para que sean ellos los que te digan en que estado está la bicicleta, si el vendedor os pone pegas, sospechad.

El cuadro y la horquilla

La parte más delicada de una bicicleta es su estructura y es a la que deberemos prestar más atención porque es donde más nos la jugamos.

Deberemos buscar posibles golpes, roturas, cambios de pintura, óxidos etc. Si no han sido muy cuidadosos la parte de la vaina por donde va la cadena estará bastante machacada, si hay alguna espuma o neopreno que cubra esta zona retíralo para ver como esta la pintura.

Sube y baja el sillín no vaya a ser que este soldado al cuadro, esto sucede porque se ha oxidado el cuadro y la tija del sillín queda adherida al mismo.

Revisa bien la horquilla, busca golpes o hendiduras. Con la bicicleta frenada empuja la bicicleta hacia adelante y hacia atrás para ver si hay holguras en la dirección.

En los cuadros de aluminio es más fácil ver si ha tenido algún golpe, en los cuadros de fibra de carbono si ha sido reparado es más complicado percatarse si lo han dejado fino cuando lo han reparado..

Sobre el tema suspensiones y amortiguadores puedes probar a subirte y ver como responde el rebote, si funciona el propedal o se ven manchas de aceite. Pero en este caso recomendamos ir a un especialista que te eche un ojo a como están los retenes, juntas, aceite etc. También es importante si te da confianza la persona que te esta vendiendo la bicicleta, que te explique el mantenimiento que han llevado e incluso te puede facilitar la factura de la última revisión de la bicicleta, hay tendrás que fiarte de tu intuición, pero tampoco tenemos que ir pensado que todo el mundo nos quiere timar.

Ruedas

Casi todo el mundo, cuando vemos una bicicleta hacemos el mismo gesto, que es apretar la cubierta de la bicicleta con nuestra manos, como si la presión de las mismas fuera algo que marcara la diferencia. La realidad es que la presión de los neumáticos es el menor de nuestros problemas.

Lo primero que tenemos que buscar son golpes en las llantas, ver si hay alguna hendidura, esto se ve muy bien haciendo rodar la rueda y fijarnos en las zapatas, si la rueda va bastante recta es que a priori no ha tenido mala vida.

Haz un poco de torsión sobre la rueda para ver si hay holguras en los bujes y aprieta un poco con la mano los radios de la rueda para ver si todos tienen una tensión parecida y no hay ninguno partido.

Sobre las cubiertas, es interesante ver como esta de desgastadas y sobretodo si hay grietas en los flancos, esto nos dará una idea de si está muy pasada la goma y hace falta poner cubiertas nuevas.

Grupo (cadena, cambios, piñones, platos y bielas)

Para inspeccionar el grupo de una bicicleta de segunda mano hace falta algo más de cuidado, dado que son muchas partes de las que consta por lo que deberemos de prestar bastante atención.

Con un primer vistazo visual deberemos de comprobar como están aparentemente las piezas, si hay algún desconchon desgaste excesivo en alguna de las piezas. Hay útiles que sirven para saber cuanta vida le queda a una cadena, esto es importante porque si le queda poca vida o ninguna, tendremos que comprarla y esto puede conllevar cambio de piñones o platos, más las horas de taller, con lo cual al final nos tocará desembolsar más dinero.

Un truco sino tenemos un medidor de cadena es ponerla en el plato grande y tirar de ella, si se separa mucho de los dientes del plato es que ya anda tocada.

También podemos aprovechar para ver como están los dientes de los platos, cuanto más puntiagudos más desgastados significa que están.

Tanto el cambio trasero como el delantero tienen su punto débil en los muelles que se usan para que baje la cadena de marcha y además se mantenga en su posición.

Cuando tienen bastante tiempo el muelle pierde fuerza y al no tirar lo suficiente cuando bajamos de piñón o de plato lo hará de forma lenta y poco fluida. Ojo esto también lo puede hacer porque el cable y la camisa del cambio este en malas condiciones.

Prueba hacerlo con la mano directamente sobre el cambio trasero para ver como recupera el cambio sin dar a las manetas.

También debes buscar posibles holguras, por un lado moviendo hacia los lados los piñones, lo que nos podría indicar que el núcleo esta tocado y también hacer lo mismo sobre las bielas y pedales para ver si el pedalier esta bien o hay que cambiarlo.

Frenos

Dependiendo del tipo de frenos deberemos de hacer ciertas comprobaciones.

Sobre frenos hidráulicos deberemos de comprobar el tacto, ver que al pulsar el freno la bicicleta responde, que no hay un tacto chicloso poco eficiente, debe de responder de forma adecuada.

Debemos también comprobar el estado de las pastillas, más que nada para cerciorarnos si ese es el problema de que frene poco, al fin y al cabo el cambio de unas pastillas de freno no es algo prohibitivo.

También hay que revisar el estado de las camisas y de los discos. Comprobar si hay alguna fuga de liquido de freno tanto en maneta, camisas como en pinzas de freno.

En los frenos de zapata deberemos de comprobar si las pinzas recuperan con fuerza, el muelle puede estar tocado, esto lo podemos comprobar simplemente apretando con la mano sobre las pinzas y ver que fuerza tiene.

De paso merece la pena ver como anda de zapatas, el estado de cables y camisas y el tacto de frenada.

Aspecto general

Es importante una vez repasado todas las partes importantes de una bicicleta de segunda mano, ver el estado general en su conjunto, porque hay más partes que componen una bicicleta como son el sillín, manillar, pintura, pegatinas, puños, pedales etc.

Por eso es importante darse una vuelta sobre ella y cerciorarnos que todo funciona correctamente, sin ruidos raros o crujidos. Además debemos de ver si la talla y la geometría es la correcta, si vamos cómodos sobre ella, por mucho que nos guste una bicicleta si no vamos bien sobre ella, mejor ver otras opciones.

En el mercado de bicicletas de segunda mano hay un amplio abanico de opciones, repetimos, no tengas prisa.

Consideraciones finales

Por último fíate de tu instinto, la mayoría de las personas son horadas y no buscan meterse en problemas, simplemente quieren vender una bici que ya no usan o que quieren mejorar y serán sinceros.

Si ves algo raro o fuera de lo normal como un precio muy inferior al de mercado, perfiles muy nuevos vendiendo productos caros etcétera. sospecha. O lo tienes muy claro porque entiendes de como funciona esto o no te metas en jaleos, mejor ir sobre seguro.

Ten una cosa clara, nadie vende duros a pesetas y creerse más listo que nadie suele traer problemas.

Tienes derecho a una garantía, por eso mismo es importante que tengas pantallazos de los anuncios y de las conversaciones por si tuvieses que denunciar, no conozco ningún caso, pero puede pasar.

En el mundo del motor es más común este tipo de problemas, pero una bicicleta es más sencilla y es fácil ver si te están contando una milonga.

Esperamos que esta guía os sea de ayuda en vuestra próxima bicicleta de segunda mano, al final lo importante no es tanto la bicicleta sino que el motor ande, así que salud y muchos pedales.