Clever desmontables de doble uso, simple pero matones

Hace unos meses, tuve la suerte de encontrarme por alguna red social o algún artículo en internet, no lo recuerdo bien, un gadget que rápidamente me llamó la atención. La verdad es que no me llamó la atención por ser un invento nuevo que venía a resolver un problema hasta la fecha sin solución, o por ser un gran avance técnico que nos fuera a facilitar de manera drástica la vida a los ciclistas y manitas de taller. Pero la verdad es que por su simpleza e ingenuidad en el diseño de este “artilugio” no podía por menos que tratar de hacerme con alguno y probarlo a fondo.

Qué todavía no sabéis de qué hablo, pues hablo de unas simples palancas desmontables de neumáticos, las Clever, aunque para ser correcto no tan simples, pues tienen una doble función; por un lado, la propia de cualquier palanca desmontable y por otro lado, y aquí viene la novedad, por convertirse en unas tenazas para liberar los cierres rápidos de las cadena.

Simples pero matonas 

Después localizar al ingeniero que ha desarrollado estos desmontables y exponerle mis ganas de testar su producto en entornos reales, tanto en taller como en rutas, no tardé en recibir un par de unidades para que pudiera machacarlas a fondo… y a ello me puse.

A primera vista llama la atención la calidad del material utilizado en estos desmontables de cubiertas. La calidad del plástico inyectado utilizado ya de por sí es muy superior a la mayoría de desmontables que actualmente hay en el mercado y que pecan de ser demasiado blandos o demasiado frágiles, donde unos se doblan rápidamente y otros se quiebran a la mínima. Creedme que he testado muchos más desmontables de los que aparecen en las fotos que acompañan estas líneas, han sido varios días intentando ver cuáles partían antes y excepto un par de ellos, tres contando con los Clever, ninguno estaba a la altura. Los otro dos que han aguantado con apenas desgaste y que sinceramente ya tenía probados durante años, pues son los que venía utilizando son los Pedro´s y Park Tool, el resto como digo está muy por debajo en duración ante el desgaste y calidad del material que usan, según mi punto de vista, que obviamente es refutable.

En esta primera parte del test donde he utilizado las Clever en su primera función como palancas desmontables tengo que decir que han aprobado con nota, como decía antes, el plástico inyectado es de primera y eso se nota a la hora de su utilización y manejo, es muy parecido al que utiliza Park Tool. Mientras que otras palancas cedían o simplemente se rompían, las tres mencionadas ejercían su función de manera sobrada, facilitando el trabajo de desmontar las cubiertas rebeldes sin morir en el intento y sin tener que lamentar bajas en forma de palancas rotas. Si acaso cabe destacar ese poquito de tamaño extra de las Clever se agradece a la hora de hacer “palanca” y que como veremos en breve también es de agradecer en su segunda función como tenazas.

Tenazas, la nueva aliada. 

Como decía, estos nuevos desmontables tienen el tamaño justo, que sin ser excesivamente grandes son manejables y que una vez montados en su posición de tenazas ese extra de longitud se agradece para poder operar mejor y hacer la palanca justa con la que abrir sin mayor problema el cierre rápido por muy duro que esté, haciendo de la acción de abrir, arreglar o cambiar una cadena en ruta sea una operación sencilla, rápida y limpia, muy lejos de como se viene haciendo hasta la fecha tratando de abrir el cierre rápido con los dedos como a veces nos ha pasado en medio de una ruta, pues a nadie se le ocurre salir de ruta con unas tenazas de taller en la bolsa de herramientas. En en este punto donde las Clever se desmarcan del resto de palancas, pues la doble función de tenazas es algo que hasta la fecha era inexistente en el mercado y que gracias al ingenio de su creador, ahora está camino de convertirse en una herramienta imprescindible en la bolsa de herramientas que nos llevamos a las rutas, aunque como herramienta de taller tampoco vendría mal.

Seguro que a estas alturas a más de uno al ver el diseño de las palancas se le ocurre alguna función extra, como me han hecho saber algún que otro amiguete, pues si, en caso de apuro (o no) también las Clever os pueden valer como tenedor de campaña para dar buena cuenta de una lata de albóndigas o unos espaguetis de batalla.

El pack tiene un precio de unos 12 euros y obviamente por la calidad del material utilizado, la ingeniería que hay detrás y el beneficio que nos reporta como herramienta, creo que es un precio merecido y más teniendo en cuenta que está diseñado para durar años.

Más información: CleverStandard