Brexit: El sector de la bicicleta comienza a temblar

Bikexit. Los fabricantes de bicicletas de Reino Unido ven con miedo la posibilidad de una salida dura de la Unión Europea. Hasta ahora funcionaban bajo las normas de un mercado comunitario de libre tránsito que facilita la exportación de bicicletas y la importación de piezas necesarias para el montaje de las mismas.

La famosa marca de bicicletas Brompton ha sido de las primera en hacer público sus miedos sobre una salida dura de la Unión Europea lo que supondría una recesión en su modelo de negocio.

La marca de bicicletas Brompton viendo que todo es posible, “nadie pensaba en 2016 que la opción del Brexit fuera a triunfar”  han adquirido una gran nave cercana al aeropuerto de Heathrow para comenzar a almacenar piezas y componentes de bicicletas para evitar el problema del desabastecimiento, que sería uno de los primeros problemas a los que se pueden enfrentar. Esto provocaría una escalada de costes que repercutiría en el precio final de las bicicletas.

Hasta ahora al estar en un mercado único era sencillo si una marca de bicicletas de Reino Unido tenía por ejemplo problemas de stock de zapatas o cubiertas, podía rápidamente realizar un pedido a cualquier país de Europa y en menos de 24 horas tenia el problema solventado.

A partir de ahora esto ya no sería así, los controles aduaneros serían más rigurosos y eso supone más tiempo por camión.

El 17% de mercancías provenientes de Europa pasan por el puerto de Dover, un punto estratégico para la entrada de componentes de bicicletas, ahora mismo los 10.000 camiones que entran por ese puerto tardan tan solo dos minutos en pasar todos los controles, según la Asociación Británica de Transporte de Fletes si a estos dos minutos se incrementará en tan solo otros dos minutos por el control de identificaciones y de carga, la cola de camiones que se generaría en la frontera superaría los 17 kilómetros.

El problema además no solo afecta a las marcas de bicicletas, también a portales de venta de artículos ciclistas como son Wiggle o Chain Reaction Cycles.

Ambos portales con sede en Reino Unido y famosos por ofrecer precios más que competentes podrían tener que enfrentarse a una subida de costes que repercutirá en el precio final del producto.