Bicicletas sin sillín, perros en las escapada. El Giro y los momentos más curiosos

bicicleta sin sillin en el giro de italia

Muchos son los kilómetros que se recorren en bicicleta en el Giro de Italia y salvo etapas muy concretas, es complicado ver todo lo que pasa en cada una de ellas de principio a fin. Muchas son las anécdotas y curiosidades que se van sucediendo durante la competición, aquí os dejamos unas muestras.

La bicicleta sin sillín de Matteo Montaguti

Durante la cuarta etapa del Giro, el corredor italiano del equipo Androni Giocattoli-Sidermec, cuando faltaban exactamente 80 kilómetros tuvo un problema mecánico de lo más curioso, en plena subida pudimos ver como el ciclista circulaba sin el sillín de su bicicleta. Por suerte para Matteo, no tuvo que rodar muchos kilómetros en esa postura, el coche de equipo le cambió la bici y pudo entrar en meta en el puesto 56.


Las apuestas de Pascal Ackermann y Michael Schwarzmann

Pascal Ackermann no es solo un figura al esprin, también apostando y ya van dos de dos. El corredor alemán apostó con su compañero de equipo Michael Schwarzmann que se llevaría una etapa en el Giro, al perderla Schwarzmann tuvo que cortarse la barba. Volvieron a apostar y Pascal dijo que se llevaría una segunda etapa, Schwarzmann volvió a perder y tuvo que raparse la cabeza. ¿Qué habrán apostado si Pascal Ackermann gana una tercera etapa?

Un perro se cruza en plena escapada

Durante la sexta etapa del Giro, los ciclistas Valerio Conti y Fausto Masnada iban escapados y justo cuando iban a pasar por la pancarta de los últimos 20 kilómetros un perro se cruzó en su camino, por suerte fue en pleno ascenso y los ciclistas pudieron esquivarle sin que ninguno sufriera daños.

Ejerciendo de médico desde el coche

El corredor esloveno del Team Jumbo-Visma, Primoz Roglic se cayó al comienzo de la sexta etapa del Giro. Fue una caída sin muchas consecuencias, pero se llevo un buen raspón en el glúteo derecho, además el culote y el maillot acabaron destrozados.
Primoz Roglic tuvo que acercarse al coche médico para tratarse la herida. Ni mucho menos se baja de su bicicleta para que le atiendan, desde el coche el médico con medio cuerpo fuera, le hace las curas pertinentes. En pocos deportes se ve este tipo de imágenes.